A unos trescientos o cuatrocientos metros de la Pirámide me incliné, tomé un puñado de arena, lo dejé caer silenciosamente un poco más lejos y dije en voz baja "Estoy modificando el Sahara".

Jorge Luis Borges

Últimas noticias